ORICHE 82. Nuevo número de la revista.

Aunque con algo de retraso sobre la fecha prevista, ORICHE vuele a la actualidad con un nuevo número lleno de información para todos los losquinos. Este 82, inaugura un nuevo año de vida de la revista, que es el 24. ¡VEINTICUATRO AÑOS! Toda una moza. Quien se lo iba a decir en aquel 1991.
En su índice podemos ver los asuntos que toca. Y ya desde el Editorial nos anuncia el continuo “agotamiento” de la gente que “tira de este carro” esperando un relevo. El DESARROLLO RURAL, es tratado por A. LAYAGA en la sección de opinión, tocando aspectos sensibles que afectan al mundo rural.
Eulogio Soriano nos deleita con su capítulo final sobre “TE Y ACEBO EN LA ROCA”, ese caminar por los caminos de nuestros pueblos, tan descriptivo y tan familiar para todos. Ramiro Monterde tiene ración doble en este número y en el primer trabajo trata sobre la vida de RIZAL, o FLORENCIO VILLANUEVA BAILO, nuestro anciano más mozo, que dice DAVIZ.
La crónica de la XI edición de la FERIA DE SAN ANDRÉS, por JOSÉ M. SIMÓN, se lleva el espacio más extenso de este número, donde da cuenta de lo acontecido en la feria pasada.
En el siguiente bloque, nos llegan los escritos que han dedicado a la sentida muerte de ROGELIO LÁZARO VILLANUEVA, uno escrito por su amigo de la infancia, RAMIRO y el otro por su nieta JUDITH. Ambos dejan claro el carácter afable y entrañable de Rogelio.
Para completar las 40 páginas, está el anuncio de una nueva edición de la JUSTA POÉTICA, las cosas breves de EL CANTÓN y COSAS DE LA ASOCIACIÓN. También unos RECORTES DE PRENSA donde Loscos y Mezquita han sido protagonistas. EL INVIERNO Y LAS HOGUERAS, por Antonio Gendive, nos habla sobre esta costumbre tan losquina… y finaliza con las secciones habituales de LA CLIMATOLOGÍA, por el TIO BORRASCAS y los PASATIEMPOS dedicados a Loscos de Antonio Pardo.
Y así, entre unos pocos, se consigue sacar una nueva edición, que seguro hará las delicias y llenará algunos ratos de lectura de muchos.

Oriche 82 PortadaW

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario